Marlop DETECTIVES 
Investigación/Seguridad Integral

INVESTIGACIONES.

AREAS: LABORAL,MERCANTIL,INFORMÁTICA,FAMILIA.ASEGURADORAS.

Absentismo laboral, baja fingida,bajo rendimiento. Baja fingida. 

AREA FAMILIAR: localización de personas, menores, 

MERCANTIL/EMPRESA: LOCALIZACIÓN NUEVAS  EMPRESAS , SOLVENCIA PUNIBLE Ect..

Nuestra agencia tiene un sector dedicado a la SEGURIDAD INTEGRAL, compuestos por DETECTIVE, DIRECTOR DE SEGURIDAD, JEFE DE SEGURIDAD, PERITO JUDICIAL. Infórmese elaboramos planes generales de seguridad ect...

Eventos,fiestas particulares,empresas privadas ect..

El interés legítimo según el espíritu de la Ley de Seguridad Privada.

Uno de los autores del libro “Claves Prácticas” ( relacionado con las funciones del Detective Privado en la esfera laboral) analiza el impacto de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/526996-l-5-2014-de-4-abr-seguridad-privada.html#a49

“Quien solicita un “encargo investigador” debe ser titular de un interés legítimo en esa indagación. 
No se trata, obviamente, de desplegar una prueba plena sobre el interés de quien encarga un informe investigador, ni siquiera de que el Despacho de detectives deba realizar pesquisas para averiguar si concurre  el interés legítimo que justifica la solicitud del informe sino, más sencillamente, de desechar como ilegítimos los encargos genéricos o indiscriminados”

El autor del artículo, Ángel Arias, alude a un principio básico de buena fe, “fumus bonis iuris” ( apariencia de buen derecho), a la hora de acreditar el interés legítimo del cliente que contrata un servicio de investigación. El interés legítimo debe responder a una razón concreta y cierta y éste debe reflejarse al menos, brevemente en el contrato de servicios, previamente a la investigación.

Se entiende que el ámbito objetivo del encargo tiene que tener matices de veracidad, que responda a una necesidad real y concreta bien definida, quedando fuera del rango legal las investigaciones genéricas o preventivas.

Llegados a este punto, podemos afirmar que cuando un cliente solicita un encargo de investigación y va unido a un proceso judicial, el cliente debe ser la persona que está implicada en ese mismo proceso, tal como hemos expuesto en el punto 1 de este artículo, iría relacionado con el artículo constitucional 24.1, debiendo ser la persona que encarga la investigación la personal titular del posible futuro proceso judicial y no otra diferente.

Pero ¿ y cuándo se acerca un cliente para requerir un servicio de investigación y éste no está relacionado con ningún posible proceso judicial ni presente ni futuro?

¿ Cuál es el interés legítimo de un cliente que desea encargar una investigación que no va ni irá asociada al ámbito judicial?
Aquí podríamos encajar todo lo expuesto del punto 3 de este artículo.

Un ejemplo común es la madre preocupada por un hijo/a que tiene conductas fuera de lo habitual y necesita confirmar sus temores y descartar una posible situación peligrosa o perjudicial, el fundamento que legitima su interés lo narraría de forma confidencial al Detective, y éste, tal como explica el Profesor de Derecho Ángel Arias en su artículo ( más arriba citado), no tiene que procurar desplegar medios de prueba para averiguar si es verídico el interés legítimo del cliente, sino anotarlo en el contrato de servicios y dilucidar si procede o ese interés legítimo que exige la Ley para poder encargar una investigación

Podemos concluir analizando brevemente la forma en que un Detective Privado aprueba la legitimidad del pretendido servicio por parte de quien encarga la investigación, la cual no estará supeditada a un proceso judicial ( ya que en ese caso bastará, como hemos indicado, con que el cliente sea la misma persona titular del futuro proceso judicial)  no sería mal camino atender al espíritu de la nueva norma de Seguridad Privada 5/2014:

  1.  Desechar como ilegítimos los encargos genéricos, indiscriminados, investigaciones preventivas o por mero interés de hecho, para evitar que cualquier persona pueda estar vigilada  arbitrariamente o investigada de forma sistemática.
  2.  Analizar lo que alega el cliente como interés legítimo debiendo vislumbrar en él ciertos tintes de verosimilitud.

Por tanto y resumidamente diéremos que es el Detective quien debe finalmente analizar y aprobar el interés legítimo del cliente para proceder con la investigación o no iniciarla, y como bien analizó Ángel Arias Domínguez, al Detective Privado no le exige la norma aportar pruebas del interés legítimo del cliente, sino que bastará con reflejarlo en el contrato, siempre después de haber analizado el caso para determinar si procede la legitimidad que exige la Ley de Seguridad Privada 5/2014, y en ultima instancia será el cliente el que con su rúbrica estará confirmando que así es.

¡Póngase en contacto si desea ampliar información!